Clone Wars Saved, y el poderoso caballero Don Dinero.

cw2

Así, con este rimbombante logo, a modo de hashtag, sorprendía Disney al fandom de Star Wars, hace unas semanas, anunciando a bombo y platillo una nueva temporada de Clone Wars, años después de que la propia Disney cancelase aquella serie.

Más allá de que sea una gran noticia para los fans de Star Wars, que sin duda lo es, hay tela que cortar en este anuncio. Tela que tiene bastante que ver con la hipocresía y el absurdo con los que muchas veces se maneja Disney, siempre en aras de su beneficio económico, por encima de cualquier otra meta.

Para empezar, ¿por qué canceló Disney una serie tan brillante y con una comunidad tan nutrida, como era Clone Wars, una serie que además tenía escrito y medio producido material para al menos dos temporadas más cuando se canceló?

Disney la canceló, porque acababa de comprar Lucasfilm, y quería romper con el pasado. Quería centrarse en sus propias producciones, controlar al cien por cien los derechos de cada cosa nueva que pasase a ser parte de Star Wars.

cw8

Por supuesto, Disney hizo también unas cuantas cosas muy bien hechas. Sobre todo, tuvo el acierto fundamental de mantener a todos los creativos, todos los equipos que trabajaban en Lucasfilm. Absorbió el sello de George Lucas, pero no lo desmantelo, ni mucho menos, así que mentes brillantes creadoras de nuevo contenido, como la de Dave Filoni, siguieron trabajando para Lucasfilm.

Así, la nueva serie de animación que sustituyó a Clone Wars, Rebels, supo hacernos llegar al corazón a un nuevo grupo de personajes desconocidos hasta entonces, y se le dio a Dave Filoni libertad creativa para seguir explorando en la nueva serie el futuro del personaje más emblemático de Clone Wars, Ahsoka Tano, a la que vimos unos quince años después de abandonar el templo Jedi, en el final de la quinta temporada de la serie de animación ambientada entre El Ataque de los Clones y La Venganza de los Sith. Fue aquel un final emocionalmente satisfactorio, pero ineludiblemente un tanto abrupto, que dejaba muchas preguntas sin respuesta. Y aunque algunas han sido respondidas en Rebels, de forma igualmente brillante, seguía quedando mucho espacio para cosas que contar, entre los hechos del final de la quinta temporada de Clone Wars y el comienzo de los hechos que se nos cuentan en el Episodio III.

1493386861_949149_1493388562_noticia_fotograma

Entre las respuestas al por qué Disney quiso cortar con The Clone Wars, para centrarse en nuevo contenido, está también el hecho de que en Disney sabían que la gente añoraba la trilogía original, y que la mitad si no más del fandom, sobre todo los fans más creciditos, siempre se había mostrado muy crítica y ofensiva con todo lo que tuviese que ver con la trilogía precuela, Clone Wars incluida (sobre todo al principio de Clone Wars… luego la serie fue ganando adeptos incluso entre los fans más recalcitrantes). Tan grande fue la ofensa que aunque parece que ahora, con el revuelo causado con la nueva trilogía de secuelas ya se haya olvidado, aquellas críticas desanimaron por completo a George Lucas para acometer la trilogía secuela, motivo por el que creyó mejor aceptar la oferta de Disney y dejar la saga en nuevas manos, al tiempo que él se alejaba de los focos de los los haters.

jar-jar

Disney quería, de forma estudiada, desvincularse de todo lo que tuviese que ver con las precuelas.
¿Qué les hizo rectificar?
La respuesta es facilísima. Los mismos haters que habían odiado a las precuelas.

Yo es algo que, como conozco algo de las flaquezas del alma humana, anuncié años antes de que se estrenase El Despertar de la Fuerza. Poco después de ser anunciada la nueva trilogía, tras la compra de Lucasfilm por parte de Disney, vaticiné que los nuevos episodios serían tan odiados que harían de pronto buenas a las precuelas. Porque así es la mente de los haters. Son patéticamente predecibles.

812Hnl3GL3L._SL1500_-53aa73dc47c58

Pero no todo el mundo odió las precuelas. De hecho muchos las amaron, y algunos solo empezaron a odiarlas cuando fueron creciendo, y esto es algo que yo he leído textualmente en Internet, por increíble y triste que parezca, cuando gente mayor y más experta les abrió los ojos, y les hizo ver que las únicas verdaderas películas de Star Wars eran las de la trilogía original.
Aún hoy en día hay muchos de este tipo de imbécil entre el fandom de Star Wars. Gente que prefería que Star Wars fuese una reliquia que adorar en un museo, antes que algo vivo. En el fondo por la incapacidad de ese tipo de fans de seguir sintiendo cosas que solo podían sentir cuando eran niños, y por la nostalgia de no poder sentir esas cosas ahora. El mal nunca ha estado en las nuevas películas, en la precuelas o en la secuelas. Ha estado en ellos, mismos: en los haters. En su incapacidad para sentir.

Así, especialmente después del aluvión de críticas que supusieron el Episodio VII, por conservador (por, de forma jodidamente irónica, parecerse ahora demasiado a la trilogía original, y precisamente porque volver a acercarse a aquélla, tras el odio generado por las precuelas, era una decisión consciente de Disney), y el VIII, por transgresor (poniendo definitivamente de manifiesto al infinita estupidez de los haters y el peligro de dejarse influenciar por ellos), de repente Disney empezó a darse cuenta de que había mucha gente, especialmente entre el sector de los fans que creció al albur de las precuelas, que adoraba aquella época de la historia.

cw4

Ya hubo un claro acercamiento a las precuelas en el guión de Los Últimos Jedi (sabiamente desarrollado por Rian Johnson a través de unas pocas frases en uno de los mejores diálogos de la película, entre Luke y Rey), Y ahora, el Episodio IX, y a tenor de lo declarado por J. J. Abrams meses atrás, ahondará aún más en la integración de todas las películas de la saga. Una decisión que no por tardía se antoja menos sabia.

Es en este escenario cuando, siempre observadora de qué es lo mejor para la salud monetaria de la franquicia, y por tanto, de forma profundamente estudiada, Disney decide dar carta blanca a Dave Filoni para desarrollar al menos una nueva temporada de Clone Wars, algo que vendrá además muy bien para llenar de contenido la nueva plataforma de “streaming”, con la que Disney pretende eclipsar a la número uno en el sector, Netflix.

cw7

Lo mejor es que al producir esta nueva temporada después de saber todo lo que vendrá después den la historia, que antes era imposible de saber, Filoni y su equipo pueden hacer que estos nuevos episodios de Clone Wars sean aún más interesantes de lo que prometían serlo en un principio.
Algo de lo que podemos saber de ellos es que han pasado algunos años desde la quinta temporada (aunque hay un puñado de episodios extra que conformarían una sexta temporada oficiosa, que apenas tuvo difusión); así Anakin luce una melena más pronunciada en el trailer, casi con el mismo aspecto con que lo vemos al comienzo ya del Episodio III.
También Ahsoka luce algo más crecida, si la comparamos con su aspecto más aniñado de las cinco primeras temporadas, acercándose más al aspecto más maduro con que la descubriremos luego en Rebels.
En el argumento habrá elementos que girarán en torno a un grupo de clones “desechados”, por haber sufrido alteraciones genéticas que hicieron que incluso su aspecto físico sea diferente al de los clones normales.

Cabe pensar que si Rebels culminaba, quedando en cierto modo también como una serie con final abierto, muy poco antes de los acontecimientos que se narran en Rogue One, esta nueva o quizá nuevas temporadas de Clone Wars nos llevarán hasta el mismo inicio de La Venganza de los Sith, y el secuestro del pérfido Canciller Palpatine por parte del Conde Dooku.

cw6

Me gustaría añadir, para terminar, un breve comentario por si un posible fan de Star Wars que lo sea de las películas, pero que nunca haya dado una oportunidad a las series animadas por considerarlas material para niños, se pasa por aquí y lee esto.
Porque esa persona no podría estar más equivocada. Las series de animación de Star Wars no son series de animación al uso. Son desarrollos dramáticos contados a través del lenguaje de la animación, con técnicas sobresalientes, además, con arcos argumentales que crecen a lo largo de cada temporada y de toda la serie, con personajes que se desarrollan y cambian e incluso mueren, de forma permanente, tanto los buenos como los malos, y en donde ni siquiera está siempre claro qué es ser bueno y qué ser malo.

Así, que ya veis, en un ejercicio de mayúscula hipocresía, muy en la línea de lo que Disney suele hacer, primero cancelaron Clone Wars, y ahora la vuelven a producir, diciendo, con toda la cara dura del mundo, que la salvan… Sí, desde luego, la salvan. De sí mismos, y de su dudosa e hipócrita catadura moral, la misma que les llevó a despedir a James Gunn… por ningún criterio moral o humano, sino simplemente económico. (Y razón por la cual yo jamás veré ya en el cine o compraré ninguna película de Marvel).

cw5

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s